OTRO CAIDO EN BATALLA (ARES)

noah

A todos los pequeños que han caído o caerán. El otro día cayó otro compañero. Esta vez cayó uno de los grandes. Con sus casi treinta kilos, su metro y poco de estatura y sus diez años. Noa García cayó en un entrenamiento.

Me gustaría decir que fue, derribando rivales, o penetrando líneas enemigas… No, esta vez fue jugando con su amigo Arturo, a un juego de empuje, se cayó, con mala suerte, y enseguida noto que algo no iba bien, su morena tez se torno blanca, miraba a los lados cociéndose el hombro, mientras decía: -¡Mi hombro! ¡Mi hombro!; Como si no se lo terminara de creer.

La primera valoración fue que ese hombro estaba fuera… Lastima ojala hubiera sido eso. Nos pusimos en marcha, Salí a por el coche mientras Maxi gestionaba con el teléfono…En eso Maria se entera, y viene hacia nosotros con la cara desencajada y mira alternativamente al niño, preguntándole con la vista si es cierto, y después a mi para confirmarlo. Después palabras de consuelo preocupación y animo.

Maxi conduce mi coche, yo no soy capaz, estoy muy nervioso. Sujeto al niño sobre mí en la parte de atrás, e intento amortiguar en lo posible los baches. Mientras, Noa lagrimea y comienzan las preguntas, que, intentamos responder a duras penas:

¿Cuánto vamos a tardar?

¿Me van ha hacer mucho daño?

¿Esta muy lejos?

¿Me va a doler mucho?

¿Cómo me van a curar?

¿Habéis cogido mi bucal?

Y por supuesto la inevitable y eterna pregunta de un grande: ¿Cuándo jugare?

Entre pregunta y pregunta, Maxi y yo intentamos algo de charla, para que su pequeña cabeza no se centre en el dolor. Por supuesto nos hizo una lista detallada de todas sus heridas de guerra, que como detalle añadiré que han sido todas en el lado izquierdo.

Por fin llegamos, una vez dentro, lo valoran y piden una placa, y, mientras esperamos… Noa se derrumba, y entre lagrimas me confiesa que tiene miedo… ¡Joder yo estaba cagado! Le abrazo, y siento sus lágrimas en mi cara. Las reconozco al instante. Aquel pequeño de treinta kilos estaba llorando rugby. Y cuando me separo de el y le miro, Se que delante de mi tengo a un autentico rugbier. A mi se me anegan los ojos de lagrimas, pero no podía derramarlas. El me mira directamente, (y yo todavía tengo algo de reputación)

Mientras llega el medico con la placa, nos dicen que ha llegado el padre. Cuando lo vemos entrar se nos abre el cielo a todos. Noa respira por fin mas aliviado. Salimos a esperar fuera, y al poco nos informan que la clavícula esta rota, que tienen que repetir la placa para asegurar que no hay mas lesiones.

Cuando llegamos al campo, damos novedades. Y los hombros de los interesados caen al recibir la noticia.

Esta temporada esta siendo muy aciaga para el club, pues necesitamos los dedos de varias manos para contar todas las lesiones que llevamos. De todas ellas las que mas duelen son las de los pequeños, porque aunque es duro ver caer a los compañeros, cuando cae una de las “promesas” nos duele en el corazón.

Los deportistas tenemos que sobrevivir con la sombra de las lesiones sobrevolando sobre nuestras cabezas, acechando en cada entreno y cada partido, pero al final forman parte de esto que tanto amamos. Solo pido, no tener que levantar a ninguna de nuestras promesas nuca más.

Como dijo nuestro legendario Francisco Pizarro (Gori) Los de rugby somos de otra pasta.

Antes de salir del hospital, me colé a verle. Al verme asomado a la puerta, Con una gran sonrisa, levanto la mano, y me dijo adiós.

GRANDE ENTRE LOS GRANDES.

Te quiero pronto pisando la misma hierba que yo.

Buena caza Hermano

ARES

Anuncios

5 comentarios el “OTRO CAIDO EN BATALLA (ARES)

  1. Grande Noah, bien por Ares….no por el relato en sí, sino porque demuestra cariño y ternura…..lo mejor para tratar a los chavales…

  2. Desde aquí, mi agradecimiento a todos los entrenadores-monitores que, haciendolo desinteresadamente o no, pillan todo lo bueno y a veces también lo no tan bueno, estando dos veces a la semana además de los fines de semana al frente de un grupo de chic@s que disfrutan de este mundillo del rugby.

    También a todos los padres que sabiendo que de vez en cuando pasan este tipo de cosas, pesa mucho más lo bueno que lo malo.

    Y a la gente que como Ares, escribe con la mano en el pecho.

  3. Ánimo Noa.
    Ten paciencia, no tengas prisas y recupérate bien ya que tus compañeros te estarán esperando con los brazos abiertos. Y tus entrenadores (que los conozco un poquitín) harán de ti un jugador cada vez mejor según vayas creciendo y sobre todo con su ejemplo una gran persona.
    El día que vuelvas a los entrenamientos con contacto y a jugar, aunque tengas miedo al principio recuerda que la naturaleza es sabia. Será muy muy raro si has seguido los consejos que te den los médico, que vuelva a romperse por el mismo sitio (tendrás un nudo muy bien formado en el hueso).
    Disfruta de rugby tu que puedes, ya que te queda muchos años por delante con las botas puestas.
    Un fan de los equipos del rugby Alcalá
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s