A GEORGIA SIEMPRE VAN LOS MISMOS

nava

Convocatoria para Georgia y una vez más se cumplen los peores pronósticos. No seré yo quien corrija en las convocatorias a Santi Santos ni, por supuesto, quien ponga en tela de juicio la calidad de unos jugadores que se parten la cara por nuestra selección sin recibir prácticamente nada a cambio. Pero, otra vez, vamos a Tbilisi con una lista que nada tiene que ver con la del partido anterior.

La lista de Santos es amplia. El seleccionador trabaja con una lista amplia de jugadores que se reducirá el próximo año de cara a la ENC más importante de nuestra historia reciente, la que da el pase a la RWC de Japón 2019.

El problema es que la lista es tan amplia que permite, por ejemplo, hacer 16 de cambios respecto al partido ante Rumanía que perdimos en los últimos once minutos en el Central por un maldito golpe a palos.

Empieza a ser un mal endémico de nuestra selección el no poder contar con nuestros mejores hombres cada vez que nos hace falta. Quizá esta vez, y de nuevo, no sea ningún drama porque realmente nos jugamos muy poco en Tbilisi pero no cortamos esto de raíz a partir del próximo año tendremos imposible la clasificación mundialista. Para conseguir ese objetivo tenemos que ganar todos los partidos de casa y a Rumanía, Rusia y Portugal fuera, así de simple.

Y eso no lo vamos a conseguir con listas como la última ante Rusia (solo 7 jugadores -4 de ellos titulares- eran los mismos que ganaron a los Osos en Madrid el pasado año) o esta nueva ante Georgia (16 cambios respecto a la selección que jugó ante Rumanía).

La pregunta de José Ibáñez, director de nuestra querida Revista 22, al seleccionador georgiano el pasado año en Madrid fue clara “-¿Tienen ustedes algún problema para convocar jugadores?-“, el galés Milton Haig puso primero cara de sorpresa, como si no supiera que eso puede ocurrir, para después contestar “-No sé. Yo les llamo y ellos vienen. Estén jugando en Francia o donde estén”-.

Se que es difícil contar siempre con los mejores jugadores españoles porque los nuestros no son estrellas en sus clubes y no tienen la capacidad de presionar que pueda tener un mundialista georgiano o rumano. Pero es que al final vamos a tener que hacer un monumento a hombres como Jaime Nava o Juan Anaya, sin contar a los Feijoo o Sempere en su momento. Estos jugadores podrán enseñar a sus nietos una estatua pero no les podrán decir que ganaron en Georgia y no será porque no tenían compañeros con la calidad suficiente para hacerlo. Si no más bien, que tenían compañeros que no podían venir a jugar según que partidos –Tbilisi y Cluj principalmente- con la selección.

¿Acaso el estadio Mikheil Meskhi de la capital georgiana es el mejor escenario para que debuten hombres como Oier Goia, Pablo Gil, Daniel Stohr, Rafael De Santiago? ¿Acaso es el mejor lugar para vuelvan a entrar en la dinámica de la selección Pablo Fontes o José Luis del Valle? Seis nombres que sin duda quieren ser el presente, porque ya son el futuro, de nuestra selección.

Tenemos una lista de la que puede salir una convocatoria tremendamente interesante. Pero si a partir del año no viajamos con lo mismo con lo que jugamos en Madrid –cómodos vuelos desde Francia y tranquilas estancias en la Blume- o no podremos hablar ni de repesca para el Mundial de Japón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s