UNA PALA Y A CAVAR: LA INCREÍBLE HISTORIA DEL EQUIPO OLÍMPICO ESPAÑOL

Lo han conseguido. El equipo que entrenaba en Fiji cuando apareció el ciclón Winston y en lugar de pedir ayuda a la embajada para salir escopetados cogieron una pala y se pusieron a cavar. Ese equipo, esa FAMILIA, acaba de meterse en los Juegos Olímpicos contra todo pronóstico pero haciendo el mejor rugby del campeonato, que es como se gana a esto. El impresionante e injustificado número de críticas que han recibido, obviamente por quien no tiene mucha idea del trabajo de este grupo, se borran ahora con esta clasificación. Porque solo estar en los Juegos Olímpicos merece cualquier inversión de tiempo de entrenamiento y dinero de la FER que se haya invertido. Es más importante estar en unos Juegos que en tres Wolrd Series.

Gracias a la Familia nuestro rugby puede ser el Taekwondo del siglo XXI. Igual que le ocurrió al arte marcial en Seúl 88, dos años despúes de aquella olimpiada no solo adelantó al kárate y al judo en número de fichas en nuestro país sino que además dobló a la suma de ambos, el rugby español puede tener en Río su punta de lanza en lo que se refiere a afición temprana. Quizá este verano, y solo quizá, podamos ver a un puñado de niños en un parque con un balón de rugby (o un sucedaneo que hagas las veces de mismo) correteando entre ellos sin que ninguno sepa lo que está haciendo igual que nosotros cuando teníamos ocho o diez año nos dabamos patadas en la calle en un tatami que delimitabamos con sudaderas.

Ocurra o no ocurra, y estoy más en que sí que en que no, eso lo ha conseguido la F-A-M-I-L-I-A. Repetid conmigo F-A-M-I-L-I-A. Gracias a ellos nuestro rugby dará la vuelta al mundo, gracias a su esfuerzo estaremos representados en el mayor evento deportivo mundial y nuestro rugby formará parte del desfile de la delegación española en el Estadio Olímpico de Rio en la ceremonia inagural. Esto no ha sido gratis, seis años de trabajo, de esfuerzo, de correr en las dunas de Fiji, de viajes interminables, de torneos donde las fuerzas no llegaban, de ciclones abatidos y de premios donados para que la gente que sufrió a Winston lo sufriera un poco menos.

Pablo Feijoó dijo al finalizar el partido que había mucha gente que les seguía desde España, así es. La gran mayoría estamos con nuestros Leones y pasamos de pensar en criticar a quienes no solo representan a nuestro deporte sino también a nuestro país y que además hacen un esfuerzo titánico para poder conseguir estar entre los mejores. Gracias al capitán Matías Tudela por llevar al grupo hasta donde lo ha llevado (y se que no ha sido fácil ser el líder de esta banda), a Iggy Martín por ir más allá en el entrenamiento, a Iñaki Villanueva por convertirse en jugador de esta disciplina cuando nadie pensaba que sería capaz, a Pablo Feijoó el puto Capitán Trueno (‘Pablo Feiyuu, The Warrior’ decían los comentaristas), a Ángel López por crecer hasta llegar incluso a ser el capitán del equipo, a Paco Hernández por hacernos creer que con trabajo no solo se puede estar sino que se puede ser el más importante, al Avión Carrión por enseñarnos que quien sueña y trabaja puede pasar de corretear en los seven playa jugando con los mayores a los Juegos Olímpicos, a Pablo Fontes jugador más joven las World Series pura magia, a Cesar Sempere por reconvertirse y asumir de esta manera el trabajo más importante de su carrera, a Igor Genua por trabajar para ser el más importante del equipo, a Joan Losada por demostrar que es de los mejores jugadores de nuestro país a base de calidad y trabajo, a Pol Plá por correr y correr y correr, a Marcos Poggi que no pudo estar por lesión pero que es quizá nuestro jugador más determinante y el que nos hace jugar mejor, además que representa como nadie a los que no pudieron estar en esta convocatoria. Y a Tiki joder, un tipo que creyó en el Seven que de jugador y compañero pasó a jefe de su cuadrilla y logró llevar a los nuestros hasta lo más alto. Algunos pueden hablar de que la FER le ha dado mucho a nuestro Seven (obviamente no tienen mucha idea) pero aunque así fuera unas World Series y, sobre todo, unos Juegos Olímpicos en seis años merecen cualquier esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s